MINI CHEFS

MINI CHEFS

Desde hace unos años, los programas infantiles de cocina han ido al auge. Un formato de televisión que despierta el lado cocinillas de nuestros pequeños. Además de ser una actividad educativa y que realizan con mucho gusto, es un momento para compartir con papá o mamá y disfrutar del placer de cocinar en familia.

Si tu hijo es de esos que les gusta ponerse el delantal, os dejamos una receta para que, cualquier tarde, pongáis en práctica y os chupéis los dedos!

GALLETAS DE MANTEQUILLA MULTIFORMA PARA MINI CHEFS

INGREDIENTES

  • 200 gr. de harina.
  • 100 gr. de mantequilla.
  • 2 huevos.
  • 50 gr. de azúcar.
  • Una pizca de sal.
  • 1 vasito de agua.
  • Moldes corta pasta de formas (Puedes encontrar moldes de mil formas en cualquier tienda multiprecio)
  • Papel vegetal
  • Brocha de untar

ELABORACIÓN:

En primer lugar, cogemos un bol y mezclamos todos los ingredientes, consiguiendo una masa homogénea. Hay que comprobar que no queden grietas en la masa. Una vez que conseguimos  nuestra masa formamos una bola que pondremos en un plato y dejaremos reposar en la nevera durante 1 hora.

Tras pasar los 60 minutos, sacamos la masa y con un rodillo la estiraremos hasta conseguir dejarla bien plana, de 1 centímetro de grosos aproximadamente. (Recuerda echar en tu encimera un poco de harina para que la masa no se pegue en ella)
Con los moldes cortapastas iremos formando figuritas y colocándolas en una fuente para horno (hay que poner papel vegetal) hasta que terminemos toda la plancha que se ha formado con la pasta.

Con una brocha para alimentos, úntalas de huevo (batir un huevo en un bol) y échales por encima un poco de azúcar, si las queréis de varios sabores también podéis añadir a algunas de ellas canela.

Introducirlas en el horno (previamente caliente) durante 15 minutos a 200 grados.

Sacar del horno, dejar enfriar y ¡A merendar!

Misvacacionesenfamilia

CUMPLEAÑOS ORIGINAL

Es el cumple de mi peque ¿Qué hago este año?

Seguro que a todos vosotros os ha pasado lo mismo, a lo largo del año, nuestros hijos son invitados a un sinfín de cumpleaños de todos sus compañeros de cole. La gran parte de ellos, lo celebran en el típico parque de bolas; Seamos realistas, sarna con gusto no pica y, aunque el cumpleaños nos salga por un riñón, no te preocupas de nada, ni tienes que preparar, ni limpiar, ni siquiera de comprar las invitaciones para los amigos.

Aun así, hay quien todavía prefiere otras alternativas y es aquí donde vamos a desarrollar. ¿Te apetece regalar a tu hijo una fiesta original? ¡Vamos a por ello!

PARA LOS CASEROS: En primer lugar vamos a ser tradicionales ¿Dónde quedaron nuestras fiestas de cumpleaños en casa? Es una alternativa mucho más económica y puede ser igual de divertida. Puedes decorar el salón de tu casa con globos, telas y dejar una “zona reservada” para poner una espectacular mesa de chuches. Si quieres rizar más el rizo, existen multitud de empresas en las que puedes contratar un animador a domicilio: payasos, animador de baile, pintacaras… Se lo pasarán genial. Otra alternativa al animador, es alquilar un disfraz de su personaje favorito, pide ayuda a un familiar y que aparezca tocando la puerta ¿Os imagináis sus caras? Para finalizar, nos olvidamos las típicas bolsas de gominolas, una piñata desata su ilusión por una lluvia de caramelos, es el broche final con el que nadie falla.

 

PARA LOS AMANTES DEL FUTBOL: Hay niños que demuestran un amor sobrenatural a este deporte y a unos colores; pues bien, todos ellos están de enhorabuena. Celebrar el cumpleaños de tu hijo en un estadio de fútbol es posible. Por ejemplo, todos los aficionados del Atlético de Madrid, pueden realizar la fiesta en el Vicente Calderón. ¿Qué te ofrecen? Un monitor por cada grupo de niños, visita al estadio, merienda completa incluyendo las gominolas y regalo de dos entradas para ver un partido.

  • Info cumple en el Vicente Calderón aquí
  • Info cumple en el Santiago Bernabeu aquí
  • Info cumple en el Camp Nou aquí

VA DE PELIS: Si a los niños por norma, les encanta ir al cine ¿qué les parecerá ir al cine con todos sus amigos? Muchas salas de cine cuentan con un paquete especial Merienda + Peli, además te reservan la zona de butacas para que todos los niños puedan disfrutar en grupo.

PARA LOS MINICHEF: Una forma novedosa y que está causando sensación entre los más pequeños; desde que una cadena televisiva dedicó un espacio para cocinillas, orientado a los más pequeños, muchos de nuestros peques quieren experimentar con la comida.  Existen minitalleres donde tu hijo y sus amigos pasarán una tarde muy divertida aprendiendo a hacer cupcakes, pizzas… ¡Una fiesta muy original y educativa!

PADELMANIA: Para los amantes de la pala nada como celebrar su cumpleaños en una pista de padel incluyendo un partidito entre los más peques. Muchos clubes disponen de la opción de contratar servicios extras como gymkanas, futbolín o baloncesto. Si quieres que todos los peques se vayan contentos, puedes comprar medallas e ir nombrando uno a uno para que recojan su trofeo ¡La fiesta de tu hijo será todo un éxito!

A día de hoy, disponemos de un sinfín de actividades de ocio infantil, así que también podéis montar un cumpleaños en la pista de patinaje, fiesta temática de disfraces o ¡Volver al parque de bolas!

Resultado de imagen de sitting

SOLO EN CASA

Hace unos días en el gimnasio una mamá tuvo que llevarse a su hija a la clase de spinning y pude constatar que conciliar vida personal, con la vida laboral y familiar es algo complicado, ya que si no tienes el apoyo de otros familiares tienes que ir con tus hijos a todas partes hasta que puedan quedarse solos, por eso es fundamental saber ¿A qué edad puedo dejar solo a mi hijo/a?

La educación y el madurar es un proceso de ir soltando amarras y asumiendo responsabilidades, algo que vamos haciendo de manera progresiva desde que somos niños, por ello dejar a un hijo solo en casa es una parte más de ese proceso de maduración personal.

La ley valora que el niño tenga la madurez y las capacidades necesarias para quedarse solo en casa, pero eso es algo que se debe hacer gradualmente haciéndole ciertas concesiones. Es cierto que los padres de ahora somos más protectores, yo de pequeño en Madrid iba solo al colegio con 9 años, teniendo que cruzar dos carreteras y eso ahora mismo nos puede parecer una barbaridad, pero en nuestra infancia nos criábamos en la calle, por ello hay que ir introduciendo cambios gradualmente, porque una protección excesiva se puede convertir en una educación en el temor y podemos fabricar niños temerosos con fobias y miedos de adultos y poca capacidad de tomar decisiones.

Lo mejor es ir introduciendo cambios gradualmente. Lo mejor es desde pequeños motivarles a hacer cosas por sí mismos como por ejemplo jugar solos en su cuarto y a partir de ahí ir introduciendo más libertad de manera progresiva y escalonada.

Siempre con vigilancia en la distancia dejarles ir solos a comprar el pan o algo a sitios que estén cerca y desde donde les podamos ver, dejarles solos en casa cuando bajamos la basura o cuando salimos a pasear al perro. A partir de los 9 años se pueden ampliar los tiempos que se quedan solos a 5 o 10 minutos, pero es muy importante que el rato que estén solos lo tengan ocupado en algo que les guste y les entretenga.

Es muy importante no introducirles miedos con lo que pueda ocurrir cuando están solos, hay que darles seguridad y decirles que no tiene que pasar nada, pero si es fundamental enseñares lo que tienen que hacer en caso de que ocurra algo: no abrir a desconocidos, salir de casa cogiendo la llave, buscar a un vecino, llamar al 112 …

El dejar a un hijo solo en casa o dejarle hacer cosas solo en la calle es algo progresivo que no es bueno sobreproteger, pero tampoco es bueno forzar, hay que ir siempre a la par de su iniciativa para hacerlo, pero sin introducirles miedos.

VACACIONES A BUEN PRECIO

Consejos para ahorrarte un dinerito al reservar tus vacaciones.

A todos nos viene bien el poder ahorrarnos algún dinero a la hora de reservar nuestros viajes, queremos encontrar las mejores gangas, algún chollo y poder disfrutar de las vacaciones a buen precio.

Ten en cuenta las siguientes pautas y conseguiréis mejores precios.

  • Viaja en grupo: viajar en grupo además de ser más divertido, porque nuestros peques encontraran muchos amigos nuevos con los que disfrutar de las vacaciones es más económico, ya que el precio de la estancia te saldrá mucho más barato que si reservas por tu cuenta.
  • Destinos nacionales: viajar a la costa española siempre es la opción que menos castigará nuestros bolsillos. El ahorro en transportes, la buena calidad y la gran oferta hotelera que dispone nuestro país, harán que puedas comparar distintos precios en hoteles de la misma categoría.
  • Elige opciones con pensión completa: en la época estival los locales de hostelería de la costa intentan lo que se denomina «hacer el agosto», por ello siempre será más económico elegir una estancia en pensión completa que optar por comer fuera del hotel. Y si tienes posibilidad de contratar el Todo Incluido, te olvidarás de gastos extra, ya que con niños siempre es más recomendable, disfrutaréis sin limite de refrescos, snacks, meriendas…
  • Reserva con antelación: La reserva anticipada siempre es garantía de conseguir un muy buen precio, ya que las ofertas siempre están disponibles para los «más rápidos». Conforme se acerca la fecha los hoteles van inflando el precio y muchos de ellos, en el última hora, pueden elevar el precio por noche. Además, al reservar con anticipación hay muchos establecimientos que ofrecen cancelación gratuita, que es otra garantía por si finalmente hay que modificar fechas.
  • Elige fechas de menos afluencia: Si tienes disponibilidad para elegir tus vacaciones, es preferible que lo hagas a finales de junio o principios de septiembre, los precios no tienen nada que ver a las semanas centrales de agosto, con un ahorro muy considerable

Seguro que todos estamos cansados de ver siempre a nuestros hijos delante de una pantalla, ya sea de la televisión, el ordenador, la tablet… y queremos que disfruten más del campo y del aire libre como hacíamos nosotros cuando teníamos su edad. Así que desde vacaciones en familia os proponemos algo muy divertido, que tanto a vuestros hijos como a vosotros os va a encantar. Hemos estado rebuscando en el «baúl de los recuerdos» y os traemos cinco juegos muy divertidos para que hagáis con vuestros hijos, a los que nosotros jugábamos cuando éramos pequeños y hacían que nuestras tardes se nos pasaran volando. ¡Qué empiece la diversión!

Saltar a la goma

Era un juego muy divertido, aunque a veces podía llegar a ser algo complejo. Se empezaba poniendo la goma a ras de los tobillos y si la persona que saltaba no se equivocaba, se iba ascendiendo la goma hasta el cuello, para lo que debía levantar mucho las piernas y recoger la goma con ellas, haciendo filigranas.

La comba

Se podía jugar tanto con una cuerda como con dos, aunque eso ya era un nivel para expertos. Había innumerables canciones que se cantaban para acompañar a este juego. Seguro que recordáis más de una ¿ A qué si?

El escondite inglés

Uno de los niños tenía que contar con los ojos tapados y de espaldas al resto de participantes. Los demás niños tenían que situarse varios metros por detrás y avanzar poco a poco mientras que el que la ligaba recitaba sin mirar la siguiente frase: «un, dos, tres al escondite inglés sin mover las manos ni los pies».

En el momento que terminaba de recitar esa frase, se giraba y el resto de los participantes tenía que pararse y hacer la estatua. Si uno de ellos era pillado en movimiento, quedaba eliminado.

Las canicas

Se jugaba en la calle, siguiendo un circuito o golpeando unas canicas con otras. Si ganabas, te las llevabas todas. Intentabas tener canicas más bonitas que las de tus amigos. Las había de colorines, de metal, con filigranas ,etc.

La rayuela

Se dibujaba en el suelo con una tiza el diagrama para jugar a la rayuela, el dibujo estaba compuesto por cajas con números del 1 al 10. Para empezar a jugar se necesitaba una piedra plana. El primero que fuera a jugar se situaba detrás del primer número, con la piedra en la mano, y la lanzaba. El cuadrado en el que caía la piedra se denomina «casa» y no se podía pisar.

Ser recorría el circuito saltando a la pata coja sobre los cuadrados, o con los dos pies si se trata de un cuadrado doble. El objetivo era pasar la piedra de cuadrado en cuadrado hasta llegar al 10 y volver a la casilla de salida. Si se perdía el equilibrio o la piedra se salía del cuadrado, se perdía el turno y pasaba al siguiente jugador.

¿Os han traído estos juegos muchos recuerdos? Salid con vuestros hijos a la calle y ¡A divertirse!